Medo- Carta dun eventual en Psa Vigo

Medo- Carta dun eventual en Psa Vigo

Carta que nos trasladou ao comité de folga un compañeiro eventual trala folga do sábado 15 de xullo. Na mesma describe moi ben a realidade do que sucede portas cara adentro na PSA Citroen Vigo. A Xunta entregou premios a responsabilidade social desta multinacional nas últimas semanas, pero cabería preguntarse que consideran dende o goberno de Feijóo que é a "responsabilidade social"?....ter carga de traballo?.. crear emprego?. Como apuntaba o director de PSA Vigo nos medios ... somos uns privilexiados!!! dentro do grupo por ter dúas liñas con coches dentro do grupo PSA. Privilexiados por ter emprego? Por ter coches asignados?.... Pero que clase de emprego!!!. Dos 4200 traballadores/as de taller na PSA, só algo máis de 1000 teñen contratos de 8h.......o resto son a tempo parcial. Iso é o privilexio?, Salarios para os de novo ingreso de +/ - 800€ netos..... Nin mileuristas.... Máis de 300 traballadores/as de baixa por enfermidades músculo esquelético e case o 50% por psicosociais, ansiedade, estrés laboral ....esa. é responsabilidade social para quen aumentou os seus ingresos nos últimos anos en máis dun 50%, con respecto ao ano anterior O mesmo poderían dicir os/as traballadores/as de Zara, A cal ven de ser multada polo goberno de Brasil por ter os/as traballadores/as daquel pais tecendo para eles en situación de escravitude......Ahhhh pero cando menos teñen emprego, de que se queixan? pensarán algúns!.

115

MIEDO

A última hora del día 18 de julio, llega  a mis manos  un escrito del Sindicato Independiente de Trabajadores. “REUNIÓN COMITÉ REDUCIDO”. Nunca mejor dicho. Solo se reúne la dirección con dicho sindicato. El resto son TRANSPARENTES, como muchos de los trabajadores que formamos parte de la plantilla y, en especial, los eventuales.

Leo con detenimiento lo que dice discrepando de su totalidad. No pasa nada, son formas de entender las políticas laborales y cómo afrontarlas. Pero hay algo que me Indigna. Un párrafo que dice, “Agradeció (la dirección) enormemente a todas las personas que voluntariamente trabajaron este sábado, señalando que comprenden la responsabilidad que tiene el Centro de Vigo para dar respuesta a la demanda de nuestros clientes”.

Yo trabajé ese sábado 15 de julio y no lo hice voluntariamente. Fue el día laboral más triste de los más de 26 años que llevo trabajando (la mayoría en otras empresas y otro sector). Lo hice contra mis principios, contra mi sentir solidario en lucha contra lo que considero un abuso. Y no, no vino nadie amenazándome. Lo hizo la propia empresa cuando me ofreció este contrato eventual de fin de obra desde el primer día y en el que ganaría entre un 30 y un 40% menos que hace solo 2 años y medio, en plena crisis económica, y no como ahora en plena “recuperación”. La recuperación de unos pocos a costa de sus transparentes empleados.

Me obligó la empresa porque sabe, así lo tiene previsto, que apenas se puede llegar a fin de mes con estas condiciones, porque conoce que la nómina del mes de vacaciones, a base de 4 horas, no dará para cubrir los gastos mínimos. Me obligó la empresa porque sabe que NECESITAMOS ingresos adicionales para subsistir. Necesitamos veladas agotadoras y todos los sábados que podamos.

Si tuviese un contrato digno con un salario digno, en mi estaría la voluntariedad, la LIBERTAD de poder decidir. Y si esas condiciones se diesen, posiblemente sintiese esta empresa como parte mía y por la que arrimar el hombro, o como dice la jerarquía, con la que colaborar.

Como eventual precario que soy, no me puedo plantear ni comprender responsabilidades  de dar respuesta a demandas de nuestros clientes. Solo puedo concentrarme en como poder sacar adelante a mi familia. Ya se que esto no importa. Nadie nos ve ni nos siente, somos solo herramientas  de producción, una parte contable a reducir para aumentar un beneficio. Ingredientes de una tarta que solo comerán unos privilegiados insaciables.

Podría hablaros de muchas cosas que ya conocéis. Del miedo a la lesión y causar baja (siempre ajena al trabajo ¡Que vergüenza de servicios médicos. Que desprestigio para dicho nombre!), del miedo a decir “no puedo” a una velada, de ese mismo miedo a decir “no” voluntariamente a un sábado.

Miedo, si miedo. Esa política del miedo en la que parece que esta sociedad se ha instalado. Piedra filosofal de nuestros gobernantes, de nuestra dirección, de nuestros “Recursos Humanos” (qué ironía llamarse así), de nuestros Responsables (otra ironía).

Siento haber trabajado el sábado. Por ello os pido perdón. Me obligó la empresa. Se que no es excusa, pero yo también estoy atenazado por el miedo.